Todo lo que siempre quisiste saber sobre la ESI

Más Articulos
Valorar lo que aprendimos

Esta actividad de estaciones ofrece múltiples beneficios pedagógicos: facilita el repaso de contenidos 📚, promueve el movimiento físico al cambiar de estación 🚶, y fomenta el aspecto social mediante la interacción y la colaboración en equipo 🤝.

Leer mas >>
Islas

Despedimos esta primera etapa del año reconociendo lo aprendido y valorando el esfuerzo y crecimiento.

Leer mas >>
Y si contamos??

Los/as estudiantes de 1°A junto a la señorita Silvana trabajaron diversas situaciones de conteo con material concreto.

Leer mas >>

Todo lo que siempre quisiste saber sobre la ESI

                                        La Educación Sexual Integral

¿Qué hay detrás de esa sigla?

 ¿Qué implica la “I” de integral?

 ¿Qué significa que sea transversal?

 ¿Cómo se implementa en las escuelas?

Te ofrecemos algunas respuestas a los interrogantes más frecuentes sobre la ESI.

Implica que excede la noción que la asimila a la “genitalidad” o a las “relaciones sexuales”. La sexualidad abarca dimensiones biológicas, psicológicas, sociales, afectivas y éticas y es uno de los aspectos más relevantes para el desarrollo y el bienestar de las personas durante toda la vida.

La ESI se propone construir, en todos los niveles educativos (inicial, primario, secundario y de formación docente), herramientas para que NNyA puedan:

  • Expresar sus emociones y sentimientos.
  • Cuidar su propio cuerpo y el de sus compañeros y compañeras.
  • Conocer la diversidad de familias que existen.
  • Experimentar diferentes tareas disociadas de los roles de género.
  • Aprender a decir “no” frente a interacciones inadecuadas.
  • No guardar secretos que les hagan sentir incomodidad o confusión.

 ¿Qué significa que la educación sexual sea “integral”?

  Que sus contenidos deben estar presentes en toda la organización curricular, es decir, en todas las materias, de todos los niveles. La ley entiende que en cada intervención educativa y desde todas las áreas programáticas se puede –y se debe– trabajar en educación sexual. Por eso, no se define a la ESI como una materia, como sí ocurre con Educación Física, Música o Matemática. Nadie se lleva a diciembre o se saca un 10 en ESI. Tampoco debe limitarse a una sola intervención educativa, una película o una charla de una persona especialista.

¿Qué significa que sea transversal?

Trabajar los contenidos de manera transversal en la institución constituye todo un desafío. Por tal razón, es importante que la propuesta que se haga dentro de cada institución sea sistemática y debidamente planificada, gestionada y evaluada en el marco de las normativas vigentes. La Ley 26.150 establece que la Educación Sexual Integral es un derecho de NNyA. Su incumplimiento representa una vulneración para el estudiantado. En las escuelas siempre se trabaja la educación sexual, sea por acción u omisión. Es decir, educamos con todo lo que decimos y no decimos, y con todo lo que hacemos y no hacemos. Por ello, la ley establece que se deben brindar conocimientos pertinentes, científicamente validados y acordes a cada nivel educativo.

Todas las escuelas, sean de gestión estatal o privada, deben incorporar los contenidos de los diseños curriculares definidos por los ministerios de Educación nacional y jurisdiccionales. Unos meses antes de la sanción de la ley de ESI se promulgó la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de NNyA. En ella se establece que el Estado argentino debe bregar por el cumplimiento de esos derechos, incluso si quienes los vulneran son sus padres, madres o tutores.

¿Por qué hay que trabajar la ESI en la escuela?

La escuela es el espacio institucional con el deber y la capacidad de generar condiciones que igualen el acceso a la información y la formación de todos los alumnos y alumnas en lo que hace a la construcción de su identidad, su autonomía y su dignidad. La Educación Sexual Integral constituye, a la vez, una oportunidad para que la escuela, en articulación con otros actores, ofrezca respuestas eficaces frente a situaciones de vulneración de derechos –como la violencia, el abuso o el maltrato contra NNyA, entre otras– tomando diferentes medidas de protección y reparación.

 La Educación Sexual Integral jerarquiza el rol del equipo docente: más allá de que haya especialización por áreas y niveles, la tarea educativa contempla el desarrollo integral de las personas. Por ello, es necesario que existan instancias de reflexión para identificar prejuicios, temores y obstáculos, tanto propios como institucionales, para implementar la ESI en la escuela. Las capacitaciones deben estar orientadas a toda la comunidad educativa: estudiantes, docentes, no docentes, equipos directivos y de orientación escolar y familias.

La ESI propone un cambio cultural que busca que todas las personas construyan un mundo de relaciones más libres, más solidarias y más justas. La Educación Sexual Integral ingresa a la escuela en distintos momentos y de diversas maneras. Estas situaciones se denominan “puertas de entrada”. La primera puerta es reflexionar sobre la experiencia de cada docente con la educación sexual. Acá intervienen los miedos, estereotipos, tabúes, prejuicios y modelos que se fueron incorporando a lo largo de su historia personal. La segunda es implementar la ESI. Algunos disparadores pueden ser: cómo se incorporan los contenidos en el desarrollo curricular, la organización de la vida institucional cotidiana y las situaciones que irrumpen en la vida escolar. La última puerta es vincular a la escuela con las familias y la comunidad. La ESI puede acercar e involucrar a las familias en las propuestas educativas de la escuela, tanto como para acompañar y orientar en su desarrollo integral a las infancias y las adolescencias.

                                                                                                                          EQUIPO DOCENTE

Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?