Materias Extracurriculares

¿A dónde apuntamos?

Creemos que aquellos aprendizajes que se realizan en edades tempranas de forma significativa, cuidando el aspecto lúdico y las relaciones posibles que cada niño o niña establece con su medio, marcan profundamente la relación posterior con esos aprendizajes y el campo del saber en el que estos se incluyen.
Con la propuesta de TALLERES EXTRACURRICULARES, buscamos entonces apuntar a enriquecer la formación de sujetos competentes, o sea con capacidades complejas para desempeñarse en los diferentes ámbitos que hacen a la vida humana.

Taller de inglés

La capacidad de funcionar con otros códigos lingüísticos propicia un pensamiento más flexible, una mayor riqueza cognitiva y una mejor aplicación del propio código lingüístico.
La propuesta apunta a trabajar sobre prácticas comunicativas reales, rescatando la función comunicacional del idioma y despertando el entusiasmo por el mismo. La metodología de trabajo se apoya en aspectos que hacen a la identidad del Jardín: el juego, la inclusión del cuerpo en movimiento, el intercambio grupal y las expresiones artísticas (canciones, cuentos, obras pictóricas).

Taller de tecnología

Partimos de la idea de que tener una computadora o una tablet no nos convierte de por sí en educadores o estudiantes aventajados; por eso lo que buscamos es enseñar a utilizar con sentido estas herramientas para promover habilidades y aprendizajes variados. Por ello, en esta etapa del Nivel Inicial, no centramos la atención en la computadora como objeto de estudio sino en el niño como sujeto que aprende utilizando diferentes recursos.
El propósito es que este taller se encuentre en estrecha relación con aquello que los niños aprenden con sus docentes en todas las áreas, para enriquecer estos aprendizajes sirviéndonos de los recursos tecnológicos.

Educación para la Fe

“No puede ser que los cristianos no trabajemos más por la transformación de la sociedad. El Reino de Dios, ese Reino de justicia y de paz tiene que empezar aquí abajo. Los hombres y mujeres no deben sufrir la opresión por parte de otros. Somos todos iguales, todos hermanos y hermanas, hijos e hijas del mismo Padre”
(Santa María Eugenia de Jesús).
La propuesta catequística para los integrantes de nuestra comunidad educativa pretende ser superadora, ante las diversas y múltiples propuestas que reciben, gracias a la hiper-estimulación, gracias al acceso a distintos ambientes y medios. “Todo está permitido, pero no todo nos hace bien”. Por eso la propuesta es dar a conocer a Cristo, en su cercanía, en la vida con él; poder ser testigos de un verdadero camino de santidad que busca la felicidad. Revalorizando el sentido de comunidad. Dios es Trinidad, es unión en la diversidad, es familia, es nuestro modelo de comunión.
Para llevar adelante el anuncio del Dios de Jesús, pretendemos facilitar herramientas que nos acerquen a él con libertad. No podríamos ser hijos de Dios, si no somos libres. La libertad es elegir, no es un deber; es camino de felicidad, y Dios quiere que seamos felices.
Será la Buena Noticia, la Palabra de Dios meditada, profundizada y rezada, nuestra fuente más cercana, más viva, más actual, para conocer a Cristo e intentar dar respuesta libre a su camino. De este modo, no podremos “mutear”, silenciar, lo que vamos viendo y conociendo, nos vamos convirtiendo en testigos, en discípulos-misioneros activos y concretos. El modo más patente para plasmar el sentirnos hijos amados por Dios, será el amor al prójimo, de modo sincero, valiente, a full, con alegría de estar respondiendo desde lo más profundo, sin disfraces ni caretas.
“Ustedes son el ahora de Dios” (Papa Francisco, a los jóvenes), estas palabras nos motivan a no quedarnos quietos, a mostrarle a nuestros niños y jóvenes la necesidad de su participación activa en la sociedad, desde la propia identidad cristiana que busca integrar nuestra institución. Siempre será buscando el apoyo y la compañía de las familias de nuestro colegio, gran pilar y semillero de la vida de fe de nuestros queridos estudiantes.
“El aprendizaje se hace con la vida misma”1. Nuestra propuesta pastoral busca tener un oído en el Evangelio y el otro en la realidad de nuestros estudiantes, para aggiornar, “recalcular”, nuestra vocación de hijos e hijas de Dios. Este es el modo en el cual nos aventuramos a seguir aquellos vestigios del Señor, a lo largo de la historia de la humanidad y de nuestra propia historia. Pretendemos ser testigos a partir de nuestra vida en comunidad, a partir de la pertenencia a la familia cristiana, no como condición, sino como don, como posibilidad, como opción que invita a jugarse todo por conocer cada vez más al Señor, a su plan para nuestras vidas.
Consideramos, que un factor fundamental de los encuentros catequísticos debe ser la reflexión sobre aquello que conocemos de Jesús, aquel “quién decimos que es” (Mt 16, 13-17). Es importante nuestra aproximación a su vida, tanto histórica como la revelada en las Escrituras, en su testimonio vivo, para poder responder con una mirada, con un corazón, como el suyo; pidiendo la gracia de sentir como Él, ser como Él, amar como Él.